Un nuevo ciclo para Mouriño

Merari Fierro //

El pasado mes de diciembre de 2016 tuvo lugar la firma del libro Rómpase en caso de emergencia de Miguel Mouriño, quien nos recibió en El Mercado de Coyoacán, en la calle de Malintzin, a sólo dos cuadras del mercado de comestibles. Rodeados de mesas de madera y mucha luz,

Mouriño comentó que éste es un compendio de poesía que representa un trabajo de dieciocho años de escritura y está formado por cinco libros: “el primero son los Versos para Manuel, un libro que habla sobre mi abuelo, su muerte, es un poema muy largo hecho para él, para su muerte, un poema que me acompañó y me ha acompañado durante muchos años, tiene sus tristezas, pero también es un poema que siempre quise publicar en conjunto con otros poemas. Después sigue el libro Rómpase en caso de emergencia que da título al compendio, fue un libro premiado en el 2002, donde compilé más de veinte poemas escritos en unas épocas difíciles también de la vida; tiene mucho que ver con mi primera esposa Yura, la mamá de mi hijo Miguel. Después viene un libro que se llama Madrugales, son poemas en “verso impuro escritos al clamor de la balastra”, y son poemas que tienen que ver con una época un poco oscura, pero tiene mucha fuerza”.

Los lectores poco a poco van acercándose a la mesa; reciben el libro con gusto, algunos se llevan más de dos ejemplares. En una pausa, Miguel continúa su relato: “Cuando murió mi primera esposa, vino una soledad muy grande, una sombra muy grande de soledad que tardó un rato en mi vida en disiparse. Y durante ese tiempo que esa sombra estuvo presente, apareció el libro Madrugales. Al término de este libro, viene Nerudeando, que su nombre lo dice todo. Porque cuando estaba a punto de llegar al final de la sombra y no encontraba la salida, aparece Neruda por ahí, me toma de la mano y me saca, con su poesía, con su filosofía. Son poemas que no tienen nada que ver con la obra de Neruda, ni con su poesía como tal, pero que es un homenaje a lo que él representa para mí como poeta y como ser humano. Coincido mucho con él, no solamente en lo ideológico. Por esa razón es que le dediqué el libro Neruneando. Al final del compendio están Versos para algunas calaveras, que es un libro donde toco el punto de la muerte, un poco divertido, con un poco de sentido del humor, pero también con algo de seriedad. Está el poema para la Catrina, está una calavera que me hice a mí mismo, pero también está un poema serio, que habla de lo que hemos dejado de hacer, es un minuto de silencio. El libro termina con algunos versos para Miguelito, parasu madre, para mi otro abuelo, el padre de mi padre, y para todos aquellos que alguna vez pasaron por aquí, y fueron dejando una huella muy profunda; es un recordatorio de esa huella; como un pequeño epígrafe para sus vidas, o para lo que hicieron con sus vidas, al menos la parte que me tocó conocerlos”.

Miguel muestra a los lectores los dos tipos de ediciones con las que cuenta su libro: la edición digital y la edición cartonera, cuyo tiraje cuenta con la participación de mucha manos: del autor al intervenir la portada, de Virginia Portilla en la ilustración de los interiores, del editor quien encuadernó y diseñó, y de Mario Giraud, quien hizo cincuenta portadas distintas y, al igual que los libros, están numeradas. “Mario Giraud es un tipo excepcional, es un hombre anarquista, un hombre que ha decidido vivir una vida de una manera un poco ruda para la mayoría de la gente, para lo que los demás consideramos vida. Se ha mantenido firme en ese sentido, y ha sufrido mucho por mantenerse firme en su congruencia. Se ha desarrollado mucho como artista, sobre todo como pintor, es poeta también, pero su fuerte es la pintura. Ha hecho gran trabajo pictórico durante ya más de treinta años. Últimamente ha obtenido más reconocimiento que en tiempos pasados, pero él no busca eso, él busca satisfacer ese instinto que tiene por el arte. El arte es un instinto que le permite estar vivo. Porque es un cuate que a veces no come, pero siempre está al pendiente de su obra, siempre está tratando de hacer cosas, siempre reinventa, toma elementos de la nada, reciclados, de la basura, y saca obras con cosas maravillosas, así que cuando le llevé el libro, y le puse encima un dibujo para que lo viera, se enamoró del proyecto”.

A petición del público, Miguel lee algunos de sus poemas; la música de fondo calla, su voz vibra emocionada en todo el recinto. Nos quedamos con la certeza de que al publicar este libro, ha logrado abrir un nuevo ciclo en su vida: “La historia detrás de todo esto es que mi segunda esposa murió hace un año dos meses. Yo le había hecho la promesa a Claudia de publicar todos los poemas que se pudieran y seguir publicando y no dejar de hacerlo. El compendio está dedicado a ella, y a mi primera esposa Yura, y a mis dos hijos; son los motores que hacen que esto esté funcionando, que esto esté jalando, que esto esté vivo. Esa es la historia que hay detrás”.

Rómpase en caso de incendio, puede adquirirse en su versión digital en la página agoramx.com, del editor Adrián Franco de Zacatecas. Y la versión cartonera puede adquirirse con Fernando Zaragoza vía Facebook: Cartopirata.

Podría también gustarte...