Como un cuento de espías

García Smith //

Andaba yo mirando distraído la cajaboba cuando oí un poema que me sonaba… “hablaba de la nariz de zanahoria y de…  si no tienen vuelo”.

Inmediatamente me dije ¡macedonio!

No. Girondo.

Pero con el paso de los días se me fue el cielo al santo y me repetía Felisberto! Pero “Felisberto Girondo” no sonaba, no, no, no, era Oliverio Girondo así que tuve que recurrir a la Wiki para aclarar y refrescar mi ignorancia.

Allí me encontré con Felisberto Hernández  que tenía olvidado si es que alguna vez lo había conocido, el caso es que allí me enteré que además de ser un cuentista muy original fue también pianista y compositor de modo que su figura me fue interesando cada vez más.

Me enteré que se había casado muchas veces y me interesó su segunda esposa Amalia Nieto por ser pintora y estuve mirando sus obras.

Pero la que verdaderamente me llamó la atención fue su tercera esposa: la llamada África de las Eras y aquí empieza el cuento de espías.

África de las Eras nace en Ceuta en 1909 en una familia acomodada y estudia en un colegio de monjas de Madrid, época de la que se sabe poco.

En 1930 aparece participando activamente en el Partido Comunista de España. Participa en la revolución de Octubre de 1934 en Asturias donde conoce al histórico dirigente comunista Santiago Carrillo.

En 1937 es reclutada por agentes de la NKVD (NARODNY KOMISSARIAT VNUTRENNIY DEL) ( Comisariado del Pueblo para Asuntos Internos).

Se cree que la encargada de introducir en el espionaje a África es Caridad Mercader – madre de Ramón Mercader, el asesino de Trotsky.

Tras su instrucción en Moscú  se le encomienda su primera misión: introducirse entre los trotskistas.

A través de trotskistas de Noruega se infiltra entre los trotskistas mexicanos y llega a trabajar como traductora  en la Casa Azul de Frida Kalho manteniendo a Moscú al corriente de todo lo que allí ocurría; se cree que fue ella la que difundió  “affaire que mantuvieron Trotsky y Kalho”.

Y desde allí ayuda a su compatriota Ramón Mercader a organizar el asesinato de Trotsky.

Abandona México precipitadamente en la bodega de un barco ante la presencia en el país de Alexander Orlov, antiguo jefe de la KGB que había desertado al temer la purga de Stalin y se dirigía a Estados Unidos.

En 1942 y desde la URSS es enviada al destacamento guerrillero Los Vencedores, salta en paracaídas en los bosques de Vinnytsia (Ucrania) tras la líneas alemanas, junto con otros españoles para interceptar las comunicaciones y enviar mensajes erróneos a los alemanes.

En 1944 tras dos años de guerrillas regresa a Moscú y recibe nuevos cursos de espionaje.

En 1946 finalizada la Segunda Guerra Mundial se instala en París proveniente de Berlín haciéndose pasar por una refugiada del régimen franquista. En está ciudad conoce al escritor uruguayo Felisberto Hernández.

Se casa con Felisberto en 1948 y se instala en Montevideo ejerciendo de modista como tapadera y se infiltra en las clases altas de Uruguay. En 1950 el matrimonio se separa sin que su marido supiera la verdadera profesión de África.

En 1956 se casa con Giovanni Antonio Bertoni alias “ Valentino Marchetti, Marko” también espía de la KGB  y el matrimonio inicia un negocio de antigüedades en el casco antiguo de Montevideo. Se cree que fue ella quién desde aquí trasmitió a Moscú la invasión de Bahía de Cochinos.

Marko empieza  junto con el partido comunista de Italia a ser crítico con la política de Stalín y aparece muerto tras un “dudoso fallecimiento”.

África regresa a Moscú en 1967 y tras algunas otras misiones se le destina a la instrucción de nuevos agentes en la Lubianka, sede central de la KGB, principalmente para operaciones en países hispanoparlantes.

En 1985 tres años antes de su muerte, abandona oficialmente el KGB.

Fallece en Moscú el 8 de Marzo de 1988 por problemas cardíacos, siendo enterrada con honores militares en el cementerio Jovánskoie de Moscú en cuya lápida aparece la palabra Patria ( su nombre enclave) escrita en español junto con el texto “ Coronel África de las Heras 1909- 1988” en ruso.   

FIN

Podría también gustarte...