Shangrila

Daniel de Cullá

-¿Dónde vas, James Hilton

Dónde vas, triste de ti?

-Voy en busca de mis Horizontes Perdidos

En la gran montaña azulada del Karakal

En Baskul, Afganistán.

-Si Tomás Moro ya se ha muerto

En su Utopía, que yo le vi

Escondido en una Shamballa

Más allá de las montañas nevadas

De la cordillera del Himalaya.

Su cadáver le velaba el cónsul británico

Hufg Conway, su asistente Charles Mallinson

La misionera cristiana Roberta Brinklow

Y el comerciante estadounidense

Henry D. Barnard.

También estaba King Kong

Que murió por nuestros pecados

Guardián de Shangrila

Que a las parejas de novios que vienen

Nos les deja entrar entre semana

Y al caballero lozano, que se le enfrenta

Porque quiere meterse para adentro

Le grita:

-Tú, no. Primero, la bella dama.

Y él le responde:

-Pero si usted es mi padre

Y yo soy su hijo, ¡Viejo¡

Como dice Charles Darwin.

Podría también gustarte...