“Los increíbles 2” y las sutiles clases de feminismo

© Neeraj Parswal

Débora Hadaza

Si somos observadores, aunque tal vez no haga falta serlo tanto, todas las películas y series exitosas de ahora son, en mayor o menor medida, feministas, según el tipo de feminismo que impulsa Hollywood. Desde la organización de gobierno de Temiscira, hasta la extraordinaria guardia real de Wakanda, desde Westeros con dos reinas poderosas, hasta el mundo de Westworld con sus mujeres positrónicas revolucionarias. Desde las presas de Orange is the new black hasta las guapísimas y ricas mujeres de Big Little Lies. La agenda de hoy es el feminismo.

Los increíbles 2 no podían escapar de la ola, sin embargo el tipo de mujeres y relaciones que presenta la película no es uniforme. Es como si quisiera ser un curso intensivo de tipos de feminismos.

Feminismo de la igualdad (tradicional): Edna Moda

La talentosa y artística Edna Moda tiene su propio negocio, no quiere ni necesita de un hombre, y tal vez hasta le estorbaría; es autosuficiente y ve con horror al bebé que le llevan a cuidar. Se denomina a sí mismo como la tía, y su relación con las demás mujeres y los hombres es de superioridad. Ella puede satisfacer las necesidades de los otros, de una manera hermosa, práctica, previsora y casi providencial. Quizá es el prototipo de igualdad y empoderamiento. Viste como hombre, es tan poderosa como un hombre, se relaciona emocionalmente como lo hace tradicionalmente un hombre, pero ser mujer la hace todavía más cool.

Feminismo de la diferencia (o lo más cercano a esto que visto en la pantalla) Elastigirl:

Lo que hizo que esta película, según el guion, tomar a Elastigirl como protagonista absoluta, fue la limpieza, cuidado, meticulosidad, de esta mujer/mamá/esposa/amadecasa al desempeñar sin costosos desastres el papel de superheroína. Son esas diferencias particulares que tiene una mujer que se acepta, asume y actúa como mujer lo que la vuelven tan eficiente. El feminismo de la diferencia busca nuevos tipos de espacios, conductas, formas de solucionar los conflictos, y manejar las relaciones, los tipos femeninos de hacerlo. Aunque por milenios esta visión armoniosa, protectora, y conciliadora así como detallista de la mujer ha sido despreciada, esta corriente busca revindicarla. Es ese tipo de ideal lo que nos hace pensar que más mujeres en la política, la economía, las artes, y básicamente todo lugar, harían un mundo diferente. Mujeres que no quieran ser hombres, ni como los hombres, ni usar la ropa, vocabulario, actitudes, manejo de poder, que tradicionalmente tendría un hombre. Mujeres que más que enfrentarse para derrocar e imponer un modelo contestatario al patriarcal, buscarían darle importancia a la matriarcalidad y sororidad. Se basa sobre todo en el trabajo en equipo, y reconocer autoridad en otras mujeres -que es exactamente lo que hace Elastigirl al aprovechar y organizar los talentos de su hija Violeta, de la diseñadora Evelyn Devor, y de Voyd (heroína que tiene el poder de manipular objetos en diferentes dimensiones), para solucionar los retos a los que se enfrenta.

Aquí tengo que concederle un punto a la película, no sólo muestra este tipo de feminismo, que me gusta más que otros, sino que además derriba el mito de la inutilidad masculina para ejercer el rol doméstico “de la mujer”. Mr. Increíble, aunque celoso por el éxito de su esposa, se faja el ego y aun con tropezones cumple el rol que ella fungía. ¡Eso es genial! Si pensamos que es imposible que el padre ocupe nuestro lugar, el lugar tradicionalmente entregado a la mamá dentro la casa, nos estamos dando, como mujeres que buscan su crecimiento personal, un balazo en el pie. Mr. Increíble, Bob, puede ser un buen papá, puede alentar a su hija adolescente, revisar la tarea de matemáticas de su hijo, darles de comer a todos, tenerlos listos para la hora de la escuela, y si no fuera por los superpoderes del bebé, también podría atenderlo cansada pero eficazmente bien. La película pinta de forma creíble cómo va cediendo la culpa por “abandonar a su familia”, para que el placer de redescubrir sus poderes vuelvan cada vez más eficiente y aguda a Elastigirl en su trabajo. Y más importante que eso: pone un sueño en la mente de las niñas, se puede tener un compañero cooperador, se puede ser una amorosa madre, y se puede ser extraordinaria profesionalmente.

 

Ciberfeminismo, feminismo subversivo, Evelyn Devor: 

A mi parecer el personaje más interesante de toda la película, la villana. No sólo es una genia de la tecnología y el diseño, su ideología radical contra el status quo me recordó bastante al Club de la Pelea. Aunque la ideología del personaje no suene feminista en sí, sino más bien a desprecio para una sociedad débil y dependiente, bien puede identificarse con el ciberfeminismo por el uso de la tecnología y el arte para subvertir el sistema establecido, sistema capitalista y patriarcal. Obviamente para Hollywood un personaje así tendría que ser antagónico, que alguien esté en contra del mundo ficticio y alucinógeno que presentan los medios de comunicación, que alguien denuncie desde sus pantallas cómo el sistema los ha vuelto dependientes, flojos, y los engaña con una vida prefabricada, de la que no son protagonistas, sino sólo expectadores, sólo puede ser si ese alguien es presentado como perverso. Esta mujer utiliza su realidad, su pretendido papel de segundona, usa la tecnología, usa a desconocidos, manipula a su hermano, manipula a Elastigirl, manipula, manipula, manipula. Desde la comodidad del “bajo perfil”, desempeña un papel históricamente femenino, la mano que mece la cuna y que dirige, silenciosamente el mundo. No tiene hijos ni esposo, es femenina y extravagante, parece tímida y finge ser subalterna. Sin embargo mueve todos los hilos de esta película, y tal vez en la vida “real”, de la política, del arte, de la economía, por siglos. Detrás de cada gran hombre habrá que buscar a la titiritera.

Para terminar no quisiera dejar pasar un guiño “pro-life” en la película. El bebé parece un estorbo para todos, un lastre, hasta que al descubrirse sus poderes se vuelve clave fundamental para que todo se resuelva. Nadie sabe lo que el bebé puede ser o hacer, una inspiración para que la tía Edna lleve al máximo su potencial, una arma inusitada que le quite el poder de manipulación a la villana, o un llamado a la ternura que defienda a la familia de la destrucción.

 

Podría también gustarte...