Un verano en la Ciudad de México

© Luis Covarrubias

Alexis G. Berny

En recientes semanas, por azares del destino, tuve la oportunidad de ser guía de turistas para visitantes extranjeros en la Ciudad de México. Suceso que me permitió recordar viejos tiempos llenos de gratos recuerdos en los que participé organizando y dando tours por distintos sitios de esta hermosa ciudad. Resultó renovador redescubrir con ojos nuevos aquellos espacios tan conocidos y entrañables; a los que a la nostalgia personal se suma la historia nacional y la memoria colectiva. Así fue como pude experimentar, a través de la mirada ingenua del niño aventurero, explorador y conquistador que descubre un nuevo y fascinante mundo, el re-palpitar de mi hinchado corazón, orgulloso de haber nacido en estas tierras.

Con sus más de 180 museos y otra gran cantidad de galerías, casas de cultura y una multiplicidad de eventos y actividades multiculturales y multidisciplinarias en espacios públicos y privados, la antigua Tenochtitlán en una de las urbes de mayor oferta cultural, histórica y artística, a nivel mundial, con una gran agenda recreativa y turística.

No por nada, conocida como la ciudad de los palacios, esta gran metrópoli nos invita a saber de ella y su historia, observar su pasado prehispánico, su colonización y mestizaje, así como su modernización y vida contemporánea a través de sus edificios, templos y monumentos. Nos invita pues, a recorrer sus calles, sus rincones, sus colores y olores, sus secretos y tradiciones; tan únicas y mágicas, como mexicanas. A caminar por el Centro Histórico, Coyoacán, Xochimilco, Chapultepec, entre otros; a tomar un café en el Jarocho o un chocolate con churros en el Moro. A comer en la Casa de los azulejos, en el Café Tacuba o en algunos de sus tradicionales tianguis y mercados. A tomarse un mezcal en el bar del mirador de la torre latinoamericana, en las trajineras de Xochimilco o en Garibaldi. A viajar en metro o transporte público, atrapado en el caos del tráfico o perderse en sus peligrosos pasos. A ser chilango, pues.

Si has venido a la Ciudad del Valle de México y sólo has conocido sus lugares más representativos, lujosos y esnob, entonces aún no conoces la capital mexicana. Por eso te recomiendo, si te gusta el arte, la cultura, la historia o quieres unas vacaciones distintas en cualquier época del año, y lo que te puede ofrecer una gran urbe; entonces, visita chilangolandia.

Podría también gustarte...