Casa Barragán

Alexis Berny

Hace unas semanas me invitaron al recorrido de prensa en la Casa Luis Barragán, en la zona de San Pedro de los Pinos, para la presentación de la intervención del recinto, casa-museo, realizada por el artista vietnamita, nacionalizado danés, Danh Vo; titulada Jardín con palomas al vuelo, presentada por la Estancia FEMSA.

La muestra está compuesta por una serie piezas cotidianas y mínimas intervenciones en el espacio, alguna vez habitado por el reconocido arquitecto jalisciense, que nos relatan de manera sutil y silenciosa la visón del artista sobre la vida diaria de la casa, sus habitantes, su historia y la relación con la biografía de su artífice, resaltando algunos aspectos en la misma. De tal modo, la casa deja de lado la solemnidad del museo para recobrar, en parte, la vitalidad del estudio de creación y cálido hogar.

Aunque la propuesta discursiva del artista para la transformación del entorno resulta interesante, atractiva e innovadora, ahí mismo radica su mayor logro y virtud; ya que la realización de la obra artística, en sí misma, es mínima, prácticamente nula, al limitarse a lo estético y lo decorativo, trabajo que podría realizar un decorador (sin menospreciar el trabajo del diseño de interiores, por el que tengo un profundo respeto y admiración, pero al que no le puedo llamar arte), aun entendiendo las limitaciones propias del lugar y su administración. Así, la exposición me dejó la agridulce sensación de quien, a pesar de disfrutar lo observado, se va con un dejo de decepción al no satisfacer su expectativa.

Sin embargo, me parece digno de recomendación el redescubrimiento de la Casa Luis Barragán, y su otrora visión que permanecerá hasta el 13 de enero del 2019, ubicada en la calle de General Francisco Ramírez No. 12-14, en la colonia Daniel Garza de la Ciudad de México, cuyas visitas son con previa cita al correo-e: casaluisbarragan@gmail.com

Agradezco a las autoridades de la Casa Luis Barragán por la invitación y el recorrido para la elaboración de esta nota.

Fotografías de Liliana Acevedo

Podría también gustarte...