Lo esencial en el Arte

Alexis Berny

Desde que supe sobre la programación de la exposición esperé impaciente a poder visitarla; y es que siempre sentí una gran atracción hacia el trabajo de Kandinsky, pues de muy joven me sentía fascinado por el expresionismo abstracto y, más tarde, junto a mis estudios en técnicas antiguas de representación (dibujo y pintura), filosofía y simbología, fue la lectura de De lo espiritual en el Arte de Wassily Kandinsky, la piedra angular que fundamentó mi visión artística.

Tanta es mi admiración, que incluso me di el lujo de visitarla en un par de ocasiones, muy temprano y entre semana, para evitar los tumultos y apreciarla con calma.

Sin duda alguna, se trató de una de las exposiciones más relevantes traída a México en los últimos años; en la que pudimos apreciar el trabajo individual del artista ruso a través del tiempo, y sus diferentes etapas, y  comprender mejor su cosmovisión. Excelentemente curada y con una muy buena museografía, la muestra de más de 50 piezas nos llevó por los trazos, líneas, figuras, formas y colores hacia los sonidos, vibraciones y emociones que emanan de cada pieza y resuenan fuerte y hondo, haciendo eco en el corazón.

En la era del arte conceptual y la posverdad, Kandinsky nos recuerda que el discurso de una obra se encuentra en la obra misma, sin necesidad de la justificación; siendo la razón: el medio y no el fin, cuyo trabajo radica en decodificar, no analizar, el mensaje sutil que llega al alma. Pues el trabajo del artista busca trascender lo formal (tiempo, espacio), impactar lo esencial, encontrar lo trascendental y no perderse en la complejidad de lo trivial.

Definitivamente, más que la recomendación a una exposición, una experiencia sensorial para alimentar el espíritu.        

En colaboración con The State Tretyakov Gallery, la exposición: Kandinsky, Pequeños mundos” estuvo expuesta en el Museo del Palacio de Bellas Artes, de la Ciudad de México, del 31 de octubre del 2018 al 27 de enero de 2019, con más de 200 mil visitantes.

Agradezco a las autoridades del Museo Palacio de Bellas Artes por las facilidades otorgadas para la realización de esta nota.   

Fotografías de Liliana Acevedo y Joako Bornao.

Podría también gustarte...