Don Filemón

Luis Felipe Pacheco

© Vincent Van Gogh

De veras que está usté jodido, mi querido Filemón. No leayudó el AA, ni la promesa a su madre, ni que se juera su vieja, ni el que le dejaran de hablar sus hijos… ni el que se juera quedando poco a poco sin amigos. Y con aprecio le digo que, como quiera, yo estoy con usté: en su estado etílico normal o en su esporádica lucidez.

Y le digo que estoy con usté como sea, porque meconsta, de veras, que hasta Dios lo ha abandonado…

Todavía me recuerdo cuando lo acompañé a La Villa con sus ganas de jurar; ya sin madre, sin sus hijos, sin su vieja y sin amigos.

Salió usté rete contento… ¡de veras lo vi contento! ¡Hasta me dieron ganas de jurar también! ¡Pero pa’ qué! Yo tampoco tengo madre; mi padre no sé si viva; no tengo vieja ni hijos… Y de amigos… ¡nunca faltan en cantinas!

Mi querido Filemón, tal vez no deba decirlo… pero es neta: ¡qué bueno que regresó! Aquí al menos no nosandamos con mentiras. Con tal de seguir chupando nosoímos lo que sea; si anda usté de chillón le presto mi hombro de mesa; sé que usté mañana me prestará elsuyo, aunque le enmugre la camiseta.

Ya me madreó una vez ¿se acuerda? Pero se la devolví al día siguiente. ¡Qué chistosos nos veíamos con el ojo bien pancheado! ¡Con su jeta dada en la madre por todo el lado derecho y la mía en todo el izquierdo… abrazados por la calle nos veíamos hasta simétricos!

Y aquí en la barra le digo, digo fuerte y lo repito: miquerido Filemón, estoy con usté como sea porque soytestigo que hasta Dios lo ha abandonado… ¡Yo lo vide!

Llevaba usté una semana ¿se acuerda? ¡Hasta me dio envidia su fuerza de voluntá! Yo seguía igual de pedo, conmi coca con tequila, pero usté ni me pidió. Lo acompañéhasta el panteón a dejarle aquella flor a su madre ya en descanso. A Garibaldi por música pa llevarle a su vieja que no le concedió el perdón. A ver a su hijo el Paco que ni siquiera lo recibió. Y hasta a la misa el domingo… quele fue su perdición.

Yo le quiero Filemón… ¡Y a diferencia de Dios no lo voy a abandonar! Quién iba a decir que el vicio se le iba a regresar cuando, devoto y contrito, se acercó usté a comulgar… ¡y el cura jijo del Señor, le convidó un poquitito del vino de consagrar!

pachecoluisfelipe@yahoo.com.mx

luisfelipepacheco.hi5.com

Podría también gustarte...