Más que un libro, más que un arte… Libro-arte y memoria

© Ioulia Akhmadeeva

Ioulia Akhmadeeva (Rusia, 1971)

Agradezco la oportunidad hablar y mostrar lo que hago en el mundo de libros y editoriales, explicando a mi manera quien soy, como y porque llegue hacer mis propios libros. 

El libro-arte o el libro como un todo desde hace tiempo llama atención a los artistas  y las artistas como una plataforma versátil y óptima para sus reflecciones, registros, narrativas, historias personales.

Es una obra de arte que sigue la estructura secuencial de un libro, pero que permite al artista presentar sus conceptos en una forma que involucra varios sentidos, es una simbiosis de múltiples combinaciones de distintos lenguajes y sistemas de comunicación, sin reglas preestablecidas. El límite es la imaginación, capacidades y recursos de su autor.

Para público-lector es un objeto que despierta muchos sentidos, que propone una experiencia íntima, que va más allá del acto de lectura. Puede ser suave o áspero al tacto, tener olor y hasta ser perfumado. Sus páginas pueden producir un sonido casi musical al darles vuelta.

Al abrir un libro sentimos su forma, su volumen, su color y textura, con sus diferentes elementos en composición, nos introducimos en un espacio y en un tiempo propio, en una secuencia que deja algo atrás, que se hace presente en el momento actual y sigue su camino hacia el futuro.

El tema de memoria, del registro de experiencias es muy frecuente en las obras de libro-arte.

Respiros de los días pasados inmortalizados en las fotografías sirven de motivo e inspiración para mi proyecto personal de los últimos años. Familia, procedencia, migraciones, caminos del destino, lazos entre personas, sus evidencias, memoria capturada son los temas principales y a su vez los puntos de partida para un largo paseo por los laberintos de recuerdos. Nada es eterno y al mismo tiempo si lo es…

En mis libros refuerzo la idea de rastro y huella. El contenido visual y textual se forma a partir de imágenes dibujadas, bordadas, transferidas o impresas, fotografías de familia o de foto-registros recientes, que se complementan con los accesorios personales intervenidos o transformados, reforzando la idea de continuidad e infinito de la memoria registrada.

A veces la historia narrada en mis libros es solo visual, a veces contiene poesía propia, a veces por falta de verbo en castellano debido a mi ruso como lengua materna, busco colaborar con poetas e escritores. Todo depende que cual idea surge y cómo  la puedo visualizar.

Los artistas siempre generamos las historias, llegue hacer los libros por no poder ubicar todo en una sola imagen o imágenes, necesitaba más terreno para actuar y expandirse con libertad.

Libro como objeto cultural y histórico es un contenedor de memoria y conocimiento, guardar las historias, contar las historias, imaginarias dentro de un Libro es maravilloso y bello para mí.

Me gustaría acercar el público al arte contemporáneo multidisciplinar, como es el género de libro-arte, a través de un tema común y cercano a todos, que es la preservación de la memoria.

Morelia, Michoacán, abril 2019

*Altas y bajas, Antología BABEL 2019

También te podría gustar...