Un libro con alas

Allá por 2009 me di la tarea de escribir un cuento e ilustrarlo. Tardó años en verse impreso pero se logró editar hace unos años y ya solo quedan unos dos ejemplares. Ahora con la contingencia este humilde cuento se vio arrastrado por la avalancha de propuestas que se han dan en el mundo virtual, dirigidos a niños que se han quedado en casa.

Antes que nada, unos detalles acerca de la inspiración de este cuento. Mario, el personaje que aprende a tocar y contar en el Veracruz rural es inspirado en un amigo que se llama así. Tuve el gusto de visitarlo justo antes de escribir el cuento y queda un video de testimonio. Otra prueba de que los proyectos creativos que hacemos como individuos suelen tener su origen en contexto colectivo como esta convivencia amistosa. Además, el encuentro implicó un viaje desde Xalapa con puntos intermedios que se podrían narrar. Aquí pueden ver el video.

Podría también gustarte...