La Pieta – Historia de una gran escultura en el Vaticano

Frank Fernández

No se puede comprender el dolor extremo de una madre por la muerte de un hijo. Aún más incomprensible es el dolor de una madre cuando ese hijo es también hijo de Dios. Sin embargo, algunos artistas han tratado de representar el momento en que la Santa Virgen recibe a su hijo muerto en el descenso de la Cruz y antes de ser sepultado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *