Alexis Berny

Como siempre lo hago acudí, un viernes por la mañana, a otra manifestación artístico-cultural; pues como ya lo he escrito en otros textos, odio los tumultos y disfruto mucho más los momentos en solitario o con selecta compañía, por lo cual invariablemente recomiendo esta práctica, y en esta ocasión no fue la excepción para asistir a ver la nueva película sobre Van Gogh. 

El filme dirigido por Julian Schnabel está  basado en la vida del artista postimpresionista Vincent Van Gogh, magistralmente interpretado por Willem Dafoe (que le valió una nominación de la academia, “Oscar”), y narra el tiempo en el que el famoso pintor holandés se muda a Arles y Auvers-sur-Oise, Francia, en donde vivió por un tiempo, llegando a su plenitud artística; también muestra la relación con su hermano Theo, la comunidad artística de la vanguardia y su amistad con Paul Gauguin; su vida solitaria y el sufrimiento por sus padecimientos mentales y el abuso del alcohol y otras sustancias; además del extraño entorno a su misteriosa muerte.

Si bien se trata de una pieza biográfica más apegada a la realidad, menos poetizada y no tan estética como Loving Vincent  (Cartas a Van Gogh) del 2017, escrita y dirigida por Dorota Kobiela y Hugh Welchman, realizada con 65 000 pinturas al óleo hechas a mano por más de 100 pintores al estilo de Van Gogh; no deja de resultar interesante al ser contada en primera persona, tratando de acercarnos mucho más a la vida, locura y visión propia del artista. Por supuesto se trata de una obra que los cinéfilos y amantes del arte y la pintura no se pueden perder.   

© Vincent Van Gogh

Van Gogh, At Eternity´s Gate (en la Puerta de la Eternidad) puede verse, aún en cartelera, en diversas salas comerciales y de arte, aunque, como siempre sucede, al no tratarse de un súper hit taquillero estilo Hollywood, no sabemos por cuánto tiempo se mantendrá allí. En su defecto, habrá que esperar a su lanzamiento en diferentes formatos o plataformas para poder conocerla. Por lo pronto, espero seguir contando con el favor de tu lectura en mi próxima entrega y hasta que el arte nos harte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *