Evolución

Kobda Rocha

Dios es un australopiteco. El primer hombre existente en la tierra (la Paleoantropología lo demuestra) fue un australopithecus afarensis ―recientemente han dicho que es el ardipithecus kadabba, pero por cuestiones literarias pasaremos por alto tal descubrimiento― y Adán fue creado a imagen y semejanza de Dios. Claro, los humanos hemos evolucionado (física y mentalmente) debido a condiciones ambientales ―y a todo lo que el Darwinismo tiene que decir al respecto. Sin embargo, Dios en su gloria (en su reino perfecto) no tiene necesidad de adaptarse y por lo tanto no cambia y por lo tanto no evoluciona y por lo tanto es más mono que humano.

Podría también gustarte...