María Auxiliadora Álvarez

© Fine Art America

La Otra

el hueso de la apuesta

el regreso de la excavación trae los cartilagos rotos 

El hueso de la apuesta es una tela corta 

                                       / colgando en tiras

en la distancia se siguen contando los granos secos 

                                           / de la harina que no alcanza

el enfermo no atendido en el paraje desierto La sed 

               / que no aplaca pero ofrenda Su sequedad

bajo tierra

y no sabemos qué hacer con el regreso Después de la idea 

                                            / de morir y de la idea de matar 

ya no somos los mismos El polvo se levanta dos veces 

                                                                   / en nuestros ojos

detenido queda el porvenir de una mano con memoria

                                                            / de una taza de café frío

La vida del sobreviviente es peor que su muerte: llevar los ojos vivos 

                                                                                           / bajo tierra 

piedras de reposo

todo lo que quiero decirte hijo Es que atravieses el sufrimiento

Si llegas a su orilla si su orilla te llega Entra en su noche 

                                                                         / y déjate hundir

que su sorbo te beba que su espuma te agobie Déjate ir 

                                                                                  / déjate ir 

Todo lo que quiero decirte hijo Es que del otro lado del sufrimiento 

                                                                                   / Hay otra orilla 

encontrarás allí grandes lajas Una de ellas lleva tu forma tallada

con tu antigua huella labrada Donde cabrás exacto 

                                                         / y con anchura

no son tumbas hijo son piedras de reposo 

                               [Con sus pequeños soles grabados 

                                                                / y sus rendijas

Podría también gustarte...